Patrimonio de la ciudad

Arco de la Prusiana

El monumento del Arco de la Prusiana es el único resto arquitectónico que ha quedado de la primitiva Hacienda La Prusiana, una edificación del siglo XVIII demolida hace años.

El conjunto de la hacienda se caracterizaba por un gran patio en torno al que se desarrollaba el caserío. Tras el derribo, sobre sus terrenos se asentó la urbanización La Prusiana y solo quedó la portada de la antigua edificación, que fue reconstruida con arco rebajado, cornisillas y almenas. Así, el Arco de La Prusiana, en cuyo frente aparece un escudo nobiliario de piedra con la inscripción ‘Año de 1.772’, quedó como símbolo de la urbanización.

Este monumento está situado en el Casco Urbano de la localidad, en la confluencia de las calles Guadalquivir y Zurraque.

DZM_20160524_0001 ok

Hacienda de Porzuna

Hacienda de interés artístico por ser donde se asentaron familias de diferentes culturas y civilizaciones. Ésta linda al sur con el Valle Blanco, junto al arroyo Porzuna, y al norte con la carretera de San Juan-Palomares.

A su caserío, de arquitectura sencilla y rural, se accede por una pequeña portada con espadaña y tres almenillas. Interiormente se desarrolla en torno a un patio irregular a cuyo lateral derecho quedaba la vivienda del capataz y el señorío con patio propio y excelente jardín y huerto. A la izquierda de la entrada se encontraba el molino aceitero que daba a un tercer patio, alrededor del cual se desarrollaban sus dependencias anexas. La torre contrapeso, sencilla con cubierta de tejas a dos aguas, está decorada con tres almenillas y una cruz de Lorena. Esta finca conserva sótanos en su interior, posiblemente, de época musulmana.

En una profunda zanja abierta con motivo de una conducción de agua frente al caserío, se ha podido comprobar la estratigrafía del terreno en la que destacan los estratos romanos y musulmanes con abundantes restos cerámicos.

En la actualidad se encuentra totalmente restaurada y en ella está ubicada la delegación municipal de Empleo del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe.

DZM_20160523_0022

Iglesia Parroquial de San Ildefonso

La Iglesia Parroquial San Ildefonso es un edificio que data del siglo XVI, fecha en la que ya estaba ubicada en él la Hermandad de la Transfixión y Soledad de María Santísima.

El edificio posee una portada a los pies y otra en la nave de la Epístola, ambas con arco de medio punto entre pilastras. La portada principal tiene un frontón con pináculos que queda coronado por un óculo.

En su interior, la iglesia está dividida en una nave central, que se remata al fondo con un ábside poligonal en el que se encuentra el altar mayor, donde está la imagen de Nuestra Señora de las Mercedes, y dos naves laterales contiguas, separadas de la central mediante pilares con pilastras adosadas. Anexa a la nave lateral izquierda existe una edificación de planta cuadrada en la que se encuentra la capilla de Nuestra Señora de los Dolores y la Capilla que ocupa la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío se encuentra en el antiguo baptisterio del edificio. En el lado opuesto se sitúa la subida al coro y continuando la subida se llega hasta una pequeña azotea que se ubica tras una espadaña. Por último, conectadas con la Capilla Mayor se encuentran la Capilla de Nuestra Señora del Rosario y la Capilla Sacramental.

La parroquia, que está dedicada a San Ildefonso por ser su patrón y titular, fue una primitiva capilla de trazado mudéjar que, a través del tiempo, ha ido modificando su estructura original. Al principio, el templo fue una capilla de la iglesia de Palomares y no es hasta el período comprendido entre 1640 y 1674 cuando aparecen las tres naves del edificio. Sobre estas fechas, la iglesia cuenta ya, además, con un campanario con tres campanas y dos puertas que dan al mediodía y al occidente. Aún se conserva un retablo del Corazón de Jesús fechado en 1.612.

La Iglesia de San Ildefonso está ubicada en la Plaza de Blas Infante.

IMG_4278